© 2015-2020  EJERCICIOS IMPERMANENTES. ASSLER  BRIEDE TROMBEN

eriazo_05

eriazo 05  linea de tiempo

 

fecha: 18.12.14

dirección: Tornamesa Barón, Valparaíso

rol:

dimensiones del terreno:

materiales utilizados: 4 kg de cal

costo: . 1 hrs de trabajo

 

 

Mostrar más

20 Entra mar

Fecha: 18.04.17

Dirección: Camino la Pólvora, Valparaíso

rol: -

Dimensiones del terreno:

Materiales utilizados: 200 mts de cuerda de algodón.

 

 

1/1

Estamos por estos días trabajando Al sur de Valparaíso, en el límite de su zona urbana. El lugar se llama Puertas Negras, está al otro lado de (la carretera de acceso de camiones al Puerto) "Camino La Pólvora", en una zona que se quemó en enero pasado. Habíamos ido en el verano, a pocos días del incendio, la vegetación nativa acostumbrada a la escasez de agua ya asomaba sus tenues rastros de querer permanecer.

 

Al lado de la carretera hay dos hombres que fabrican ladrillo artesanalmente con esa tierra roja del lugar, son medios nómade, hacen ladrillos hasta que los echan del lugar, y se reinventan en otro lugar de tierra roja. Más allá de las hileras de ladrillos que se secan primero al sol, está el mesón de fabricación, luego el horno hecho de ladrillos también, y más allá un montón gigante de palos y restos de madera con los cuales se enciende el fuego. Los ladrillos se cuecen durante toda una noche...ese fuego se cuida y se mantiene toda la noche.

Después de los ladrilleros  empieza una loma quemada. Se sube por un camino estrecho que es mitad cortafuego y mitad huella de caballos o burros, hay una torre de alta tensión y mas allá, a unos 300 metros, un pequeño caserío en construcción, probablemente de damnificados, se veían algunas carpas.  En estas latitudes, y en varias más, la ciudad primero la hace la necesidad y luego, muchos años después llega el Estado y las pavimentaciones y los servicios y los subsidios después que se queman las casas.

La loma se transforma hacia el sur cayendo a una quebrada. La ladera sur de la quebrada y su fondo, están cubiertos de ceniza, no así la ladera norte, expuesta a los vientos, donde la tierra roja vuelve poco a poco a reaparecer.

 

Ese día hicimos algunas acciones, como limpiar los troncos de algunos arbustos quemados, quitándoles la corteza negra, pero el calor era insoportable, y no estábamos preparadas para la sed.

 

En la quebrada nos imaginamos trazar el recorrido del agua ausente.  Nos imaginamos también aprender a fabricar ladrillo, a construir fragmentos de ladrillo con distintas formas, a partir del tamaño de un ladrillo de 14 x 28 cm. Si en los eriazos de Valparaíso  hay fragmentos de materiales como ladrillos, como sería construir esos fragmentos y desde éstos algo mas?

 

Encauzar el agua ausente

 

Una semana mas tarde volvimos para encauzar el agua ausente de la quebrada. Surgen preguntas para un biólogo o geógrafo: el agua en estas quebradas en Valparaíso fluye solamente cuando llueve o habrá fluido en algún tiempo anterior por si sola, desde vertientes subterráneas?

Una constatación es que el agua cuando fluye, corre mucho mas fácilmente que tres cuerpos y una tela intentando ser agua, más aun cuando el lecho de la quebrada está lleno de ceniza que resulta ser como una arena movediza que se traga los pasos. Cuando vuelva a llover y corra nuevamente agua por la quebrada, y las cenizas lleguen al mar, qué efectos producirá en el ecosistema del océano? comerán los peces cenizas? llegarán fragmentos de árboles y arbustos quemados de vuelta a las playas?

 

En este afán por traer a presencia la imagen del agua corriendo por la quebrada con tres cuerpos que deslizan y encauzan un trozo de tela blanca de 30 metros de largo por el accidentado y negro recorrido, surgen ecos de actos como tender la cama, lavar la ropa, tender la ropa, tender un mantel sobre la mesa, una novia antigua y su velo, y el chorro de leche blanca sobre un plato negro.

-

La obstinación de la impermanencia

 

En la loma construimos unas pequeñas configuraciones con palos, ramas negras y caca de conejo, a ras de suelo, como niñas jugando a construir casas de muñecas.

 

El cuadrado hecho con lienza que resulta en rombo porque el terreno en pendiente transforma y deforma la geometría a su propia necesidad,  alude al acto del trazado de la casa en toma. La casa debajo de una torre de alta tensión, en una zona de riesgo, en un territorio  abrupto y ya incendiado, en los confines de la ciudad.

 

El trazado de ese hogar y esas construcciones impemanentes insistiendo una y otra vez en existir. Porque no hay otra posibilidad que hacer nidos y entramados de palos para vivir. Nidos y construcciones que se llenan de historias y de tiempos. La casa es la medida de 3 cuerpos, la casa es la medida para dormir bajo un techo. Pero la vida entera no cabe en una casa. La casa se hace y se cuida con la medida del cuerpo hasta que llega una desgracia, como un incendio, se limpia la cancha y se vuelve a insistir en trazar, dibujar y hacer nidos….y llenarlos de historias.